INTERNACIONALES

Ampliación del Canal de Panamá estaría lista en junio de no ocurrir otro retraso

GUPC concluyó “cosido” de concreto y en semanas se evaluaría reparación de las filtraciones.

En las próximas semanas la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) conocerá si los trabajos que hizo Grupo Unidos por el Canal (GUPC) resolvieron las filtraciones detectadas en los quicios de las esclusas del Pacífico en agosto de 2015.

El 4 de febrero se dio la orden de llenar ambas esclusas, proceso que tomará unos 15 días y permitirá confirmar si el cosido de concreto, que consistió en introducir barras de acero tapó las filtraciones que salieron a luz pública a través de un vídeo publicado en las redes sociales.

En un comunicado, GUPC informó que junto con el diseñador de las esclusas, CICP (Montgomery Watson Harza y Tetra Tech e IV Groep), utilizaron 20 máquinas de perforación para realizar el cosido de concreto.

En tanto, el 5 de febrero, luego de realizar un recorrido aéreo por la zona de construcción en las esclusas del Atlántico, el administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano, comentó que de no ocurrir otro retraso, la ampliación entraría en operación a finales del mes de junio. “Si no hubiera ocurrido el daño de las filtraciones, quizás hoy estaríamos haciendo las pruebas de navegación y la inauguración habría sido para inicio del segundo trimestre y no para finales como lo estamos proyectando ahora”, comentó.

Sobrecostos

El proyecto de ampliación, calculado inicialmente en US$5.250 millones, tiene un avance global de 96%. De ese total, US$3.118 millones correspondían al contrato de diseño y construcción del tercer juego de esclusas adjudicado a GUPC en 2009 integrado por la española Sacyr; la italiana Salini-Impregilo; la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana.

De acuerdo a la proyección económica de la ACP, el costo final del proyecto sería de US$5.430 millones, US$180 millones por encima de los US$5.250 millones que se había previsto originalmente, debido a los reclamos que ha ganado el contratista.

Esta estimación no incluye otros reclamos que ha interpuesto el contratista por un monto de US$3.500 millones.

Más pruebas

Una vez se complete el llenado de las esclusas y de las tinas de reutilización de agua, iniciarán las pruebas con las compuertas que serán activadas 20 veces para comprobar si abren y cierran en menos de 5 minutos, el tiempo solicitado por la ACP.

Si las compuertas exceden este tiempo, el contratista sería sancionado con US$100 millones.

Lo mismo para el flujo de agua de las tinas de reutilización de agua hacia las tinas, proceso que no debe tomar más de 10 minutos. De lo contrario, el contrato también incluye una sanción de US$100 millones.

La ACP estima que las pruebas de las compuertas y de las tinas de agua tomarán 35 días, pero todo dependerá del nivel del lago Gatún, y de la velocidad en que se bombea el agua hacia las tinas.

El gerente de administración de la esclusa del Atlántico por parte de la ACP, José Reyes, comentó que a diferencia del Pacífico, en Colón el llenado de las tinas es más lento. Explica que en el Pacífico el agua pasa directo de las esclusas a las tinas a través de un sistema de alcantarillas, pero en el Atlántico el agua es bombeada por medio de unas tuberías desde el lago, proceso que toma más tiempo.

Cada tina tiene capacidad para almacenar 250.000 galones de agua, lo que representa el 60% del agua que se utilizará durante un esclusaje. El 40% restante será tomado del lago Gatún, y una vez el buque abandone las esclusas, los 250.000 galones regresarán a las tinas.

Reyes indicó que todos los equipos que se necesitan para operar la esclusas del Atlántico ya están instalados, faltando por terminar de acondicionar los edificios de administración y cuartos de máquinas.

También faltaría instalar el sistema de control y la torre de control, que debe estar terminada en mayo.

Marzo, mes clave

A inicios de marzo la ACP proyecta que GUPC comenzará a remover el tapón (barrera de tierra) que separa el lago Gatún de las esclusas del Atlántico, proceso que se realizó en diciembre pasado en el Pacífico.

Quijano estima que tomará entre 30 y 45 días remover todo el tapón y para ese entonces la esclusa debe estar terminada para comenzar con las primeras pruebas de navegación con embarcaciones pequeñas.

Con relación a las pruebas con una embarcación de mayor tamaño, Quijano explicó que esperarán hasta lo último para traerla a Panamá. Todo indica que sería un buque carguero de combustible, lo que permitirá realizar las pruebas con diferentes calados.

“No queremos traerlo ahora, porque por cada día que tengamos ese buque, el cual estará vacío, debemos pagar entre 10.000 y US$16.000”, señaló.

Fuente: La Prensa, Panamá

Obtenga las ultimas noticias de APAM