NACIONALES

El proteccionismo de Trump: ¿cuál es el impacto de una guerra comercial?

Los aranceles propuestos por Donald Trump podrían desencadenar una guerra comercial cuyas principales víctimas serían países emergentes y exportadores como el Perú.

El riesgo del proteccionismo comercial impulsado por Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha vuelto. Aumenta la volatilidad en los mercados financieros y vuelve a los inversionistas más adversos al riesgo.

Eso ha generado desde comienzos de marzo el anuncio de Trump de aplicar aranceles de 25% y 10% a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio, respectivamente. Los aranceles, que se aprobaron el jueves 8 de marzo, entrarán en vigencia en los próximos 15 a 30 días. Se prevén represalias que agravarán la situación.

Las menores importaciones futuras de EEUU por el alza de aranceles debilitarán el dólar.

En mayo del año pasado, esta revista señaló que el proteccionismo representaba la ‘verdadera bomba’ a la estabilidad mundial, y no un conflicto bélico entre EEUU y Corea del Norte, como entonces se temía (SE 1568). Cada dólar generado por el proteccionismo reduce las exportaciones en US$2.16 y le resta US$0.66 al PBI global, según la OCDE. El primero de marzo Donald Trump encendió la mecha de esa bomba.

MERCADOS VOLÁTILES

El discurso de Trump desestabiliza a los mercados. “Trump habla mucho y su discurso mueve a los mercados, positiva o negativamente. Esto genera una volatilidad gigantesca, un mercado sujeto al vaivén de sus tuits”, señala Juan Camilo Rojas, gerente de estrategia de Credicorp Capital.

La volatilidad y el proteccionismo perjudican también al Perú. El mercado de valores se verá afectado por la reducción del apetito de los inversionistas por activos riesgosos en mercados emergentes. “El mercado va a racionalizar cuáles son los países más sensibles al comercio internacional y eso puede golpear al Perú directa o indirectamente”, explica Gonzalo Llosa, gerente de estrategia de inversión de Prima AFP. Además, las empresas siderúrgicas peruanas verían elevados sus costos por un alza en los precios de la chatarra, su principal material prima.

IMPACTOS DE CORTO PLAZO

Los aranceles en sí mismos no tendrían impactos macroeconómicos globales inmediatos. Las importaciones de acero, aluminio y hierro representan menos del 0.3% del PBI de EEUU; el acero y el aluminio, alrededor del 2% del comercio mundial. Tampoco impactarían a China, principal exportador de acero en el mundo: en el 2017 EEUU importó sólo el 1% de todo el acero exportado por China.

Los afectados directos serían los principales países exportadores de acero a EEUU como Brasil (segundo exportador) y Corea del Sur (tercero). Canadá y México habrían estado entre los principales afectados, al ser el primer y cuarto principal exportador de acero a EEUU, respectivamente. Pero Trump señaló el jueves 8 que los aranceles no se les aplicarán. La decisión coincide con la finalización de la séptima ronda de negociaciones del NAFTA. “Trump trae muchas fichas a la mesa de negociación, dado su background como hombre de negocios. Los aranceles ‘elevaron la apuesta’ para las otras partes del NAFTA”, señala Carl Riccadonna, chief US economist de Bloomberg. Una salida de EEUU del NAFTA tendría impactos similares a la salida del país del recientemente firmado TPP, cuyos miembros tendrán un beneficio comercial drásticamente menor por la ausencia de EEUU, según Moody’s.

EL VERDADERO RIESGO

La medida de Trump podría desencadenar una serie de represalias que den inicio a una guerra comercial. “La incertidumbre respecto a lo que el resto de países pueda hacer podría llevarnos a una escalada que afecte más a los países que dependen de la exportación, como el Perú [25% del PBI en el 2017]”, señala Bryan Gutiérrez, profesor de comercio internacional de la Universidad del Pacífico.

Trump dijo que la aplicación de los aranceles es un tema de “seguridad nacional”. Las reglas de la Organización Mundial del Comercio prohíben los aranceles a menos que la soberanía de un país entre en peligro. Así, la medida viola el espíritu pero no la letra de la OMC. “Si EEUU se esconde detrás un tecnicismo así para romper las reglas, ¿adónde irá esto a parar?”, dijo Martin Wolf, principal columnista económico del Financial Times.

La probabilidad de que EEUU se vuelva cada vez más proteccionista aumentó considerablemente tras el anuncio de renuncia del principal consejero económico de Trump, Gary Cohn, el 6 de marzo. La renuncia de Cohn, el mayor representante del ‘ala promercado’ del gobierno de EEUU, se debe a que no logró convencer a Trump de no aplicar los aranceles. Esto empodera al sector proteccionista de la Casa Blanca, representado por Peter Navarro. Navarro, director de política comercial e industrial de EEUU, le dijo a esta revista en el 2009 que el Perú debía ser cuidadoso en entablar tratados de libre comercio con China, evidenciando su corte proteccionista (ver Entrevista a Peter Navarro).

Obtenga las ultimas noticias de APAM