NACIONALES

SNI pide eliminación de barreras impuestas por Sanipes para triplicar exportaciones pesqueras

Gremio alertó que se genera un sobrecosto de US$ 500,000 al realizarse una serie de trámites cuando una planta pesquera no está clasificada de acuerdo a los estándares de Sanipes.

Eliminando las medidas impuestas por el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) se podría triplicar el nivel de exportaciones de pescado congelado y conservas del Perú, aseguró el presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Carlos Milanovitch Nieto.

Las ventas al exterior al concluir el 2019, deberán llegar a los US$ 1,800 millones, a pesar de las trabas burocráticas que limitan un crecimiento exponencial del sector y competencia con los países vecinos, agregó.

 “Con toda seguridad, se podrían triplicar los volúmenes y montos de exportaciones de pescado congelado y conservas. Por ejemplo, la merluza congelada está dirigida a los países europeos (Francia, Inglaterra, España y países de Europa Oriental). La pota congelada está destinada principalmente a los países asiáticos como China, Tailandia, Vietnam y Japón”, detalló.

El ejecutivo manifestó que al no estar clasificado una planta pesquera, de acuerdo a los estándares del Sanipes, deben realizar una serie de trámites para obtener un certificado sanitario de sus productos para así poder exportarla.

“Eso implica hacer muestreos para cada contenedor en laboratorios privados que son los que hacen el gran negocio. Esto no sucede en Ecuador, ni en Chile, donde las plantas están clasificadas y una vez que terminan de elaborar los productos para exportar, se exportan al día siguiente. Previamente, el Estado ha controlado la sanidad de las plantas y ya con eso, están autorizadas para exportar su producción”, explicó Milanovitch Nieto.

En ese línea, denunció que en el Perú se demora entre 30 a 40 días para obtener el certificado sanitario, mientras en Ecuador y Chile no pasan de dos días.

En Ecuador, con US$ 20 o US$ 30, se puede exportar un contenedor lleno de productos pesqueros para consumo humano, mientras en el Perú -manifestó- “cuesta más de US$ 2,000 hacer todos los muestreos sanitarios por cada contenedor”.

De este modo, con las medidas impuestas por Sanipes, los sobrecostos se incrementan en promedio US$ 500,000 al no estar las plantas industriales clasificadas.

“Eliminando las medidas de Sanipes podríamos igualar el nivel de exportaciones de Chile que tiene menos recursos pesqueros que nosotros y exporta el triple”, afirmó.

-Desinterés gubernamental-

En opinión de Carlos Milanovitch, el gobierno no le da la importancia que se merece a la pesca para consumo humano como si lo hacen en otros países del mundo.

“En todos los países del mundo, en los sectores pesqueros, la prioridad la tiene la pesca para consumo humano menos en el Perú. Nosotros, prácticamente, no figuramos como un sector de importancia, a pesar de la inmensa creación de empleo que produce nuestro sector”, sostuvo.

Recalcó que el 90% del empleo en el sector pesquero se encuentra en la industria del congelado y conservas.

Obtenga las ultimas noticias de APAM