INTERNACIONALES

La OMI debate acerca de la respuesta marítimo-portuaria a la contaminación

La semana pasada se celebró en Londres la 7ª sesión del subcomité de la OMI que se ocupa de la prevención y respuesta contra la polución (Pollution Prevention and response); dos materias de especial interés desde el punto de vista de esta cronista se trataron entre otras:

Los scrubbers, que aúnan opiniones de muy distinto signo como saben los lectores de NAUCHERglobal. Efectivamente, el comité ha producido unas guidelines que establecen las bases para poder determinar si los sistemas EGCS (Exhaust Gas Cleaning Systems), como se denominan los más popularmente conocidos como scrubbers son más o menos limpios o contaminantes.

Como es conocido, diversas ONGs y asociaciones son encendidamente detractores el sistema conocido como open loop, que limpia los gases de exhaustación con agua y diversos componentes químicos. Agua que simplemente se descarga al mar sin causar ningún efecto nocivo, según avalan aquellos que tienen instalado el sistema que no ha sido, hasta la fecha proscrito por la propia OMI.

Pero como decimos, diversas ONGs insisten en que los open loop, junto al agua, descargan al mar partículas de hidrocarbonos poliaromáticos (PAH), que –dicen- pueden producir cáncer de hígado, estómago y vejiga entre otras lindezas.

Sin embargo, la Clean Shipping Alliance, formada por aquellos armadores de buques de carga y de pasaje que tienen instalado el sistema EGCS, insisten y aportan informes que evidencian la efectividad de los scrubbers para mejorar el medioambiente y la sostenibilidad. Al tiempo, en diversos países y puertos, las autoridades prohíben el uso de los open loops en sus aguas territoriales (hasta 12 millas de la costa).

En este lio, el comité de la OMI pretende que se actualicen las normas de aplicación para que se lleven los a bordo los registros de la utilización de los sistemas EGCS, con la intención de hacer una valoración en la próxima reunión. ¿Conclusiones definitivas? No por el momento. Vamos a experimentar un poco más y ver qué pasa.

De otro lado, el Comité establece la prohibición, a partir del 1 de julio de 2024, de la utilización de HFO (Heavy Fuel Oil, con 3,5% de azufre y altamente contaminante) en aguas del Ártico; con algunas excepciones: aquellos buques con protección especial de los tanques de combustible (doble casco) y para “los buques de bandera de países que operen en aguas del Ártico”, es decir Rusia, ya que tanto Noruega, como Suecia, Finlandia, Canadá, Islandia y Estados Unidos se habían mostrado de acuerdo con la prohibición sin excepciones.

Fuente : El Naucher

Obtenga las ultimas noticias de APAM