NACIONALES

Nueva normativa laboral en Chile provocaría fuga de carga boliviana de Arica a Perú

Empresarios portuarios de Arica temen que modificación al Código de Trabajo, que reduce el límite de peso máximo que puede manipular un empleado de 50 a 25 kilos, genere que toda la carga superior a 50 kilos pase completamente a puertos peruanos.

Preocupación existe en Arica, Chile, ante la entrada en vigencia en setiembre de 2017 de una modificación al Código del Trabajo que reduce el límite de peso máximo que puede manipular un empleado de 50 a 25 Kilogramos, también conocida como “Ley del Saco”, puesto que propiciaría la fuga de carga de Bolivia que habitualmente se maneja en este puerto hacia terminales peruanos, ocasionando además la pérdida de mano de obra en el terminal del norte de Chile, informa el Diario Estrategia de Chile.

Ante lo cual, el gerente general de Terminal Puerto Arica, Diego Bulnes; el gerente de Ultraport Arica, Alex Muñoz, junto a dirigentes portuarios de Arica, encabezados por Sergio Baeza, presidente de la Cotraporchi, acudieron hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores en Santiago, donde se reunieron con la directora de Fronteras y Límites del Estado, Ximena Fuentes, a quien plantearon la inquietud que mantienen frente a la promulgación de la mencionada ley.

Víctor Ramírez, director ejecutivo de Cotraporchi y vocero de los trabajadores portuarios de Arica explicó que si bien es cierto, comprenden las razones de salud ocupacional que determinaron la promulgación de la ley, el tema genera preocupación en los trabajadores de Arica “porque el 80% de la carga que se manipula aquí es boliviana”.

Al respecto, agregó que la ley chilena, obviamente, no norma la carga boliviana por lo que “ellos van a seguir importando sacos con los pesos que ellos estimen conveniente y, normalmente, todos vienen con 50 kilos”.

Además, apuntó que “Bolivia tiene clientes en Venezuela y en Colombia – que tampoco serán regidos por la ley – que seguirán enviando sacos de azúcar u otros productos de 50 kilos”.

En este punto cobran importancia las características especiales del puerto de Arica que lo diferencian de otros terminales de Chile, puesto que, según plantean dirigentes portuarios de Arica en un documento, la actividad de desconsolidación de contenedores en este puerto es intensa, alcanzando un promedio de 2,200 servicios por mes, debido a dos características del modelo logístico de Bolivia: 1) su requerimiento de disminuir el peso de camiones para permitir su tránsito en caminos y, 2) por la disminución de costo de su cadena logística al eliminar la necesidad de retornar el contenedor desde Bolivia.

De acuerdo al documento dado a conocer por Mundo Marítimo, la aplicación de la ley en Arica provocaría el rechazo de los requerimientos de desconsolidación de contendores que transportan carga sobre 25 Kg y que requieran ser manipulados. (Alrededor de 166 contenedores al mes).

Se agrega que en el caso de las importaciones, estas deberán ser transportadas a Bolivia para su desconsolidación y posterior devolución a las líneas navieras en Chile, con el consiguiente aumento de costo a la cadena logística. En el caso de la exportación, requerirán de nuevas modalidades de operación, incrementando el costo y restando competitividad a Arica.

Por otro lado, se producirá una disminución de turnos de trabajos de entre 400 a 600 turnos.

El dirigente Víctor Ramírez, detalló al diario respecto que al ejecutarse la ley y rebajar a 25 kilos, toda la carga boliviana de 50 Kilos podría “pasar completamente a puertos peruanos”, donde no existe tal restricción, generando – de acuerdo al documento – la consiguiente pérdida de cargas asociadas, debido a la disminución de ventajas competitivas en Arica y el aumento de la cesantía.

Otro punto a considerar, y de no menor importancia, considerando el actual momento en las relaciones entre Chile y Bolivia, serían los evidentes reclamos surgidos desde este último país debido a las “repercusiones en su comercio exterior”, consigna el documento.

Toda una secuencia de problemas que podría ser evitada, si se toma en consideración que en el puerto de Arica “la gente no camina con el saco, ni carga el peso completo porque trabajan de a 2 personas y cuentan con el apoyo constante de grúas horquilla”, señaló Ramírez.

Obtenga las ultimas noticias de APAM